COVID-19


Smiley face

Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS). El coronavirus que se ha descubierto más recientemente causa la enfermedad por coronavirus COVID-19.
La COVID‑19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto este nuevo virus como la enfermedad que provoca eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019. Actualmente la COVID‑19 es una pandemia que afecta a muchos países de todo el mundo


Smiley face

Es importante prestar atención a los siguientes síntomas para detectar la posibilidad de habernos contagiado de COVID-19.

  • Tos
  • Fiebre
  • Dolor de Cabeza

Y que pueden ir acompañados de alguno de los siguientes malestares:

  • Dificultad para respirar
  • Dolor de garganta
  • Escurrimiento nasal
  • Ojos rojos
  • Dolor muscular o en las articulaciones

Smiley face

Los coronavirus humanos se transmiten de una persona infectada a otras:

  • A través de las gotículas que expulsa un enfermo al toser y estornudar que pueden entrar por boca, nariz u ojos.
  • Al tocar o estrechar la mano de una persona enferma y nos tocamos la boca, nariz u ojos.
  • Si tocamos objeto o superficie contaminada con el virus y luego nos llevamos las manos sucias a boca, nariz u ojos.

Smiley face

  • Quédate en casa lo más posible
  • Lava tus manos frecuentemente por 20 segs o sanitiza tus manos a menudo con gel antibacterial
  • Acude al médico solo si se trata de una emergencia
  • Tose y estornuda en la parte interna de tu codo
  • Mantén el distanciamiento social
  • Infórmate acerca de los protocolos de higiene y seguridad de tu región
  • No difundas noticias falsas, evitemos crear pánico

Smiley face

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud, las fases o escenarios de contingencia epidemiológica se refieren al estatus en la que se encuentra un país de acuerdo a su número y tipo de infectados por una pandemia. A través de esta clasificación se pueden tomar medidas y restricciones que ayuden a la población a evitar los contagios de una manera eficiente.

  • Fase 1 - Importación de casos (Mexico – Febrero): En este primer escenario, la enfermedad llega a un país a través de una persona o un número pequeño de personas que adquirieron el virus en el extranjero, por lo que el número de casos se limita a unas cuantas decenas.
    • Acciones: Evitar el contacto físico, mantener una buen higiene y un lavado de manos constante así como campañas de concientización respecto al tema.
  • Fase 2 – Contagios comunitarios (24 de Marzo): Para esta etapa de la pandemia, comienzan a surgir algunos brotes de la enfermedad en personas sin antecedentes de viaje. Las primeras personas que llegaron al país con COVID-19 contagian a aquellos con los que tuvieron contacto y estos, a su vez, siguen propagando la enfermedad. Los casos confirmados empiezan a superar los cientos y la contención se convierte en un asunto más complicado.
    • Acciones: Aplicar las medidas de sana distancia, suspensión de eventos masivos y las concentraciones de personas en espacios reducidos así como optar por el aislamiento voluntario para evitar la propagación.
  • Fase 3 - Contagio epidémico (Actualmente): Es la etapa más crítica en el avance de una epidemia, pues significa que la enfermedad ya está presente en todo el país y hay un número elevado de brotes comunitarios. Los principales riesgos es que el número de enfermos y enfermas se dispare de manera exponencial, saturados las instalaciones y los servicios médicos.
    • Acciones: Mantener un aislamiento voluntario, así como el cierre de espacios públicos y privados donde puedan convergen más de 50 personas. De igual manera, se recomienda la suspensión de clases y la asistencia a los centros laborales en caso de ser posible el home office.

Fases posteriores a la pandemia


La Organización Mundial de la Salud también reconoce otros escenarios posibles una vez que la situación comienza a estabilizarse en diferentes países y la curva de contagios comienza a bajar.

  • Fase 4 - Segunda ola: Es probable que, una vez que se reduzcan los contagios de manera local, regresen los casos de importación y surge una segunda ola. Esto puede ocurrir de tres a nueve meses después de que haya concluido la tercera fase. En China ya se han anticipado a este escenario y están cuidando que no haya nuevos casos de importación.
  • Fase 5 -Fin de la epidemia: La Organización Mundial de la Salud será la encargada de declarar el final de la pandemia una vez que la gran mayoría de los países se encuentra a salvo y con una situación de contagios controlada. Posteriormente, se valorarán los resultados, consecuencias y se tomarán medidas a futuro.

Smiley face

  1. Moja tus manos con agua.
  2. Deposita en la palma de la mano cantidad suficiente de jabón para cubrir todas las superficies de las manos.
  3. Frota las palmas de las manos entre sí.
  4. Frota la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos y viceversa.
  5. Frota las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados.
  6. Frota el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrando los dedos.
  7. Frota con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo, cubriéndolo con la palma de la mano derecha y viceversa.
  8. Frota la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación y viceversa.
  9. Enjuaga las manos con agua.
  10. Seca las manos con una toalla desechable.
  11. Usa la misma toalla para cerrar el grifo de agua.
  12. Tus manos ahora están limpias.

Smiley face

¿Cuándo usar cubrebocas?

  • El gobierno federal ha recomendado el uso del cubrebocas de manera general, esto incluye transporte, tiendas, supermercados, oficinas, industrias, lugares con flujo de personas.
  • Lleva también mascarilla si tiene tos o estornudos.
  • Las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón.

Tipos de cubrebocas:

  • Cubrebocas higiénico: Estas son las más comunes y se reconocen fácilmente porque son aquellas que cubren desde la barbilla hasta la nariz, con cuerdas que pueden ir por detrás de la cabeza o las orejas. No son reutilizables y no nos protegen al contacto del COVID.19.
  • Cubrebocas de tela: Son similares a los higiénicos, por ser un material absorbente realmente no nos protegen contra el COVID-19, pero son funcionales si tenemos contacto con personas que no padecen del virus.
  • Cubrebocas quirúrgico: La mascarilla quirúrgica no filtra el aire inhalado, por tanto no nos protege de forma efectiva. Su objetivo fundamental es evitar la transmisión. Es importante usar una mascarilla quirúrgica en las situaciones cotidianas en las que no tengamos certeza absoluta de que estamos inmunizados contra el COVID-19, o para aquellas personas que hayan estado en contacto con el virus, que estén enfermas con él o bien, se hayan recuperado. Estas cuentan con sellos de certificaciones oficiales y no se recomienda usar por más de cuatro horas. Igualmente, son reutilizables, siempre y cuando no estén húmedas después de su uso o sucias.
  • Cubrebocas EFP (Alta eficacia): Estas son de uso médico exclusivo para todos los que estén en contacto con el coronavirus. Cuentan con filtros para purificar el aire que se respira, evitando el paso de bacterias o suciedad. Poseen diferentes categorías dependiendo del porcentaje de partículas que sean capaces de retener. Así tenemos FFP1, FFP2 y FFP3, el número de FFP es mayor cuanto mayor sea su capacidad de filtrado, que puede ir desde el 70 al 98%.

Uso correcto del cubrebocas:

  • Lava tus manos antes de colocarlo.
  • Revisa cuál es el lado correcto (las costuras gruesas corresponden a la parte interna del cubrebocas).
  • Pasa por tu cabeza u orejas las cintas elásticas y colócalo cubriendo completamente la nariz y la boca. Cuida que tus manos no toquen la parte interna del cubrebocas.
  • No lo toques mientras lo traigas puesto, y si tienes que hacerlo, lávate las manos.
  • Aunque traigas el cubrebocas, tose y estornuda con el ángulo interno del brazo.
  • Retíralo sujetándolo de las ligas y después lávate las manos.
  • No uses el cubrebocas como diadema o collas y NO lo compartas.

¿Cuándo cambiar el cubrebocas?

  • Si se humedeció.
  • Si te lo pusiste en el cuello, en la cabeza o lo retiraste por alguna otra razón.
  • Si está roto o desgastado.
  • Después de visitar a un enfermo.
  • No es recomendable reutilizarlo a menos que sean cubrebocas de tela.

¿Cómo lavar mi cubrebocas de tela?

  • Debes utilizar detergente para ropa o jabón común y agua preferentemente caliente (60°C – 90°C)
  • Remoja el cubrebocas en un recipiente con un poco de cloro por 30 minutos.
  • Después de remojarlo, lava el cubrebocas a mano o en lavadora con agua y jabón o detergente, enjuaga perfectamente bien para eliminar los residuos de cloro. Es importante que durante el lavado el cubrebocas no se dañe ni pierda su forma..
  • Finalmente déjalo secar al sol.
  • Los cubrebocas desechables NO son reutilizables.

Smiley face

Es posible hacer un home office seguro y productivo.

  1. Es tu oficina no tu casa, es importante que lo tengas claro: Indícale a tu cerebro que es hora de trabajar, no te quedes en pijama y habilita un espacio ventilado, ordenado, tranquilo y bien iluminado.
  2. Reúne todo lo necesario: Procura rodearte de todo lo que necesitas para trabajar, una mesa o escritorio firme, lámpara, conexiones de luz, libreta, bolígrafos y post its.
  3. Establece horarios y asegúrate de respetarlos: Empieza a trabajar en tu horario de oficina y establece al menos 2 breaks para beber agua, ir al baño o estirarte.
  4. Administra tu tiempo: Debes tener un horario de entrada, de comida y de salida. Administra las actividades que tendrás durante el día y elige las metas a cumplir durante tu jornada.
  5. Adiós a las distracciones: Procura no elegir un lugar de trabajo que esté rodeado de aparatos o dispositivos que puedan distraerte. Delimita tu zona de trabajo y aléjate lo más posible de lugares donde hay paso continuo de personas.
  6. Ponte cómodo pero no demasiado: Evita elegir un lugar demasiado cómodo para trabajar, como sillones o cama. Opta por un asiento firme que te ayude a mantener una postura adecuada mientras trabajas, eso te permitirá mantenerte despierto y concentrado.
  7. Olvídate de las tareas del hogar: Enfócate en tus prioridades y evita mezclar las tareas del hogar con las de tu trabajo.
  8. Dile a tu familia que NO son vacaciones: Déjales claro que estás en casa para cumplir tu trabajo de manera segura para que te permitan trabajar sin interrupciones.
  9. Mantente conectado: No dejes de comunicarte con tu líder o responsable, repórtate al iniciar tus actividades, cuando vayas a comer y cuando te retires. Informa sobre tus actividades programadas, el avance de las mismas y los pendientes que surjan.
  10. Cuida tu salud mental: Trata de reducir el estrés laboral con algunas técnicas de respiración o haz estiramientos para despabilarte.
  11. Cuida tu alimentación y tu descanso: Estar bien física y mentalmente ayuda a mantenerte concentrado y ser más productivo al hacer home office. Come de manera saludable y dale a tu cuerpo 7 u 8 horas de descanso al día.

Laboratorio